|| TEUHTLI || UN LUGAR EN LA MILPA ALTA || HISTORIA - CRÓNICA - COSTUMBRES - TRADICIONES - CUENTO - POESÍA - LUGARES - GALERÍA FOTOGRÁFICA. teuhtli.blogspot.com
gadgets para blogger

lunes, 2 de abril de 2012

UNA MIRADA A LA VIRGEN.



ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LA PATRONA DE MILPA ALTA 
(Primera Parte)

Por: Raymundo Flores Melo*

Iniciando nuestra visita por la puerta poniente de la Iglesia de la Asunción y recorriendo la nave principal hasta llegar a su punto medio, en la pared lateral izquierda se aprecia un alto relieve estofado (posiblemente del siglo XVI) que representa a la virgen a quien está dedicado el templo. La gente “grande” de la región, aún la llama la “original” o la “viejita” por tener presente que la imagen fue la central en un retablo ya desaparecido y que formó parte del altar mayor de dicho templo1. Claro, se trata de la Asunción de María, o al menos eso cree una parte de la población, por que ciertos símbolos no son del todo pertenecientes a tal advocación2 de la madre de Jesús. Un buen observador podría detenerse en la luna con “cuernos” hacia arriba que indica que nos encontramos frente a una representación mariana encinta, y muy parecida, en posición corporal, a la de la virgen de Guadalupe pero sin presentar su maternal mirada sino con una expresión serena y de tranquila espera que algunos han calificado de “solemne hieratismo” 3.

Dentro de la tradición cristiana occidental a la virgen de la Asunción se le ha representado con  la mirada y los brazos abiertos dirigidos al cielo, además de un conjunto de ángeles que la transportan después de su muerte o “dormición” 4, sin embargo, en la Patrona de Milpa Alta no es así, pues sus brazos están flexionados sobre el pecho en posición de oración. Además de que parecen emerger de ella rayos de luz y tener una serie de estrellas esparcidas en el mencionado resplandor. Es importante hacer notar que en los documentos de la propiedad comunal de Milpa Alta se narra la aparición de una “señora muy linda” con características similares que es identificada, años más adelante, con la virgen de la Asunción como se puede leer en dos escritos que forman parte de un conjunto que han sido denominados genéricamente como “títulos de composición”.

Ambos documentos tratan de la manera en que fue encontrado el ojo de agua del Tulmiac por Miguel Telles, natural del pueblo de Tlahuac; del papel que tuvieron los religiosos franciscanos y como después de la aparición brota el agua, misma, que con el trabajo de los habitantes de la Milpa y pueblos vecinos de Talmanalco, San Juan Ixtayopan y  Tecomitl es dirigida a la Asunción por medio de una cañería rústica. ”…y los mandó el padre guardian  para que vayan todos a hacer la zanja a Tulmiac por donde ha de venir el caño” 5.

El primer documento es la parte inicial de una serie de escritos, y dice al respecto que después de comenzar los trabajos del jagüey,“esa media noche vino una señora muy linda, donde estaba parado[sic] la señora parecía había luna y el cabello parecía de oro y plata” 6. Tiempo más tarde, como se lee en un segundo documento, la versión es modificada y ya de manera explícita la “señora linda” es identificada como la Asunción: “a los dos días que empezaron a cavar, los padres benditos estaban dentro de un jacal y luego a media noche se les apareció la virgen santísima de la Asunción en un madero toda estrellada su santísima ropa, sus cabellos resplandecían como oro” 7.

La presencia de la virgen o, mejor dicho, su aparición dejo una importante huella en parte de la historia de Milpa Alta, pues es representada en dos escenas de la pintura que se hizo para sustituir el mapa antiguo de la propiedad comunal (hoy perdido). La petición de los naturales de la Milpa para la hechura de dicho documento esta fechada el año de 1690 y tuvo como respuesta la autorización, la cual fue concretada en una pintura – mapa al óleo.

La primera de estas escenas se aprecia en el encabezado del mapa; entre la palabra “MILPAN” y la frase “EL REI NVESTRO SEÑOR” hay un ovalo, al centro del cual, y dentro de un halo resplandeciente, esta la virgen con su vestido blanco, manto azul y corona; a sus pies una mujer principal hincada y portando en una de sus manos una palma o planta de maíz y, en la otra mano, un objeto circular que parece una corona. Hasta el momento no se ha encontrado referencia  documental que hable sobre la identidad de esta mujer.

La otra escena hace correspondencia con el número 24 del mapa, ahí se localiza e ilustra el sitio denominado Tulmiac, esta presente la misma virgen, pero ahora recibe adoración por parte de un fraile franciscano que porta su característico hábito parduzco y tonsura. Sin duda, esta imagen alude la aparición de la virgen en el paraje bautizado como San Juan Tulmiac por parte de los religiosos que acompañaron el descubrimiento del vital líquido.

Las dos escenas descritas arriba, son reproducidas en otro mapa expedido el año de 1870 por el Archivo General y Público de la Nación por petición de los comuneros del pueblo de San Pablo Oztotepec. Este mapa fue elaborado en base a la pintura al óleo mencionada anteriormente.
Volviendo al relieve y dejando un poco de lado la cantidad de ángeles y querubines presentes, de los que solo cuatro están en posición de portar o trasladar a la virgen, podemos ver, en la parte superior, la presencia de la Santísima Trinidad y la importancia espacial que tiene el Espíritu Santo en la composición, lo que parece reforzar la interpretación de que en realidad se trata de una virgen de la Concepción8 y no de una de la Asunción de María.

Esta aparente mezcla en los elementos, de cada una de las dos advocaciones de la madre de Dios, proviene del siglo XVI, pues en esa época, desde el punto vista iconográfico, “la Asunción se transforma en una Ascensión de la Virgen, que se eleva sola.”9 Lo que rompe con la tradición proveniente del siglo IX pero que dio más realce al hecho milagroso, poniéndolo al nivel del sucedido después de la resurrección de Cristo, pues con la Ascensión, María sube al cielo en alma y cuerpo, obedeciendo este cambio a la Contrarreforma iniciada en España. No empero, los símbolos que presenta la virgen de Milpa Alta son mucho más acordes con los que, según la tradición iconográfica, posee la virgen de la Concepción.

Tanto la virgen de la Concepción como la de Guadalupe – que también es una virgen encinta - varios estudiosos10 del fenómeno mariano las han relacionado con la mujer misteriosa – que según la religión católica simboliza a la Iglesia –descrita en el “Apocalipsis” del apóstol San Juan que a la letra dice: “Y un gran prodigio fué visto en el cielo: Una mujer revestida del sol, y teniendo la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas; y ella, estando encinta, gritó con dolores de parto, y angustiada para dar a luz”.11 Reforzando más la posibilidad de que estemos frente a una Inmaculada Concepción está el hecho de que los franciscanos, en su labor contrarreformista, tomaron a dicha advocación de María como símbolo de piedad12 y por tal motivo, dentro de sus templos, tuvo un lugar preponderante13.

Continuando con la descripción del fragmento de retablo arriba mencionado, debemos notar que a los pies de la virgen, bajo la luna, hay tres querubines (pues de ellos solo se representa el rostro y dos pequeñas alas), a la izquierda de ellos cuatro hombres barbados pero vestidos a la usanza indígena, es decir, con tilmas y del lado opuesto cuatro mujeres con vestidos y tocados indios que nos hacen recordar lo escrito por el fraile franciscano Bernardino de Sahagún cuando habla de los atavíos de las señoras. “Usaban las señoras vestirse los huipiles labrados y tejidos y de muchas maneras de labores... y otras (señoras) traían los cabellos torcidos con hilo prieto de algodón, y los tocaban a la cabeza, y así lo usan hasta ahora, haciendo de ellos como unos cornezuelos sobre la frente...14 Basándose por el número y el vestir de tales personajes se puede presumir que se trata de los principales de la región, es decir, de los representantes de comunidades importantes, o bien, de cada uno de los cuatro barrios15 que en tiempo pasado conformaban lo que hoy es Villa Milpa Alta. Los ocho personajes humanos tienen las manos pegadas al pecho como rezando y por lo menos cuatro de ellos con los ojos mirando a la virgen. 

En lo referente a los ángeles y querubines, el alto relieve de la Asunción de María contiene cuatro ángeles músicos, dos de los cuales tocan trompetas, y los otros dos instrumentos de cuerda; dos más son portadores de libros – es posible que se trate de las sagradas escrituras – y los últimos cuatro parecen intentar llevar al cielo a la virgen. Además de 9 querubines. En total son 19 seres alados16. Los seres alados, desde la antigüedad han estado presentes pero en la tradición cristiana es Dionisio Areopagita, obispo del siglo VI, quien en su obra “Jerarquía celestial” divide a estos seres en tres grupos; el primero de ellos esta compuesto por serafines, querubines y tronos; el segundo por potestades, virtudes y poderes; y el tercero por príncipes, arcángeles y ángeles. En el caso que nos ocupa los ángeles son representados como jóvenes imberbes, asexuados y la mayoría vestidos con amplias túnicas, únicamente dos de ellos- los que tocan las trompetas- llevan túnica corta que dejan ver una de sus piernas. En tanto que el rostro de los querubines presenta rasgos infantiles.

Otros de los elementos que han sido incluidos en este alto relieve son un rosario que cuelga (o colgaba) de las manos de la virgen y una corona colocada bajo la Santísima Trinidad. El Rosario tiene una carga simbólica que lo relaciona, sin duda, con las palabras que según la tradición evangélica Isabel le dijo a María cuando esta llegaba de visita para ver a su prima y que los creyentes católicos recuerdan con el nombre de “Ave María”: ”Y levantó (Isabel) la voz con gran clamor y dijo: - Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre” (Lc 1, 42)17 

La presencia de una corona bajo la Santísima Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo) nos recuerda la coronación de María que es, desde la Edad Media, la escena inmediata a la Asunción18 , en ella la virgen es bendecida por Cristo, mientras que Dios padre con una tiara de tres coronas sostiene un globo celeste.

Sea cual fuere la advocación de María que tenemos en Milpa Alta, esto sólo ha sido una mirada a la virgen.

*Miembro del Consejo de la Crónica de Milpa Alta y vecino del Barrio de la Concepción.


1 Sin embargo, parece que la más antigua es una imagen en bulto de tamaño natural que ahora puede ser apreciada en la parte baja del altar, en cuya parte superior se encuentra una copia de esta realizada en la época contemporánea.
2 Es el título que se da a un templo, capilla, altar o imagen particular.
3 Departamento del Distrito Federal. Imagen de la Gran Capital. México, Enciclopedia de México, 1985, p.283
4 Así se le llama a la Asunción de María según la tradición Oriental.
5 Paleografía de los títulos de composición de las tierras comunales de Milpa Alta, documento original mecanografiado perteneciente al Archivo de defensa comunal, p 3. Es importante hacer notar que estos documentos son la paleografía de los que estuvieron en poder de la Representación Comunal General de los Nueve Pueblos Comuneros de Milpa Alta. Así mismo se pueden confrontar con los documentos que aparecen en: AGN, Tierras, Vol. 3020, Exp. 3. Fragmentos de los documentos de la propiedad comunal han sido publicados en LÓPEZ CABALLERO, Paula. Los Títulos Primordiales del Centro de México. México, CONACULTA, 2003, pp. 219 – 230 y pp. 238 – 250.
6 Ibid., p.2
7 Ibid., pp.69 y 70
8 Que es una representación de la “Santa Virgen María, en el primer instante de su concepción...” RODRÍGUEZ, Pepe.Mentiras fundamentales de la Iglesia católica. Barcelona, Ediciones B, 1997, p 367, cuando cita el decreto de Pío IX (1854) por medio del cual se declara dogma la “inmaculada concepción” de María.
9 Duchet-Suchaux, Gaston y Michel Pastoureau. La Biblia y los santos. Guía Iconográfica. Madrid, Alianza Editorial, 1999, p.51
10 Véase BRADINg, David A. La Virgen de Guadalupe. Imagen y Tradición. México, Taurus, 2002, pp. 129-131, en estas páginas se cita al jesuita poblano Mateo de la Cruz quien “identificó a Guadalupe con una inmaculada Concepción”.
11 LA SANTA BIBLIA, USA, Sociedades Bíblicas Unidas. Capítulo 12 (1-2), p. 1238
12 NEBEL, Richard. Santa María Tonantzin Virgen de Guadalupe. Continuidad y transformación religiosa en México. México, FCE, 1995, p. 106
13 Esto se hace patente en el altar mayor de la iglesia y exconvento de San Bernardino Xochimilco pues esta imagen de María tiene un papel preponderante en la “calle central” de dicho retablo
14 SAHAGÚN, Bernardino de. Historia General de las cosas de la Nueva España. México, Porrúa, 1981, tomo II, p. 314
15 Los cuatro barrios son Santa Martha, San Mateo, La Concepción y Santa Cruz. Más tarde se les sumaron San Agustín, La Luz y los Ángeles. Así mismo, en una de las pictografías que forman parte de los papeles de la Representación comunal, está presente la distribución espacial de las tierras comunales en cuatro áreas diferentes.
16 La clasificación que se hace de los seres alados es la siguiente en orden ascendente: ángeles, arcángeles, virtudes, potestades, principados, dominios, tronos, querubines y serafines, estos últimos muy relacionados con las actividades de la ceremonia litúrgica.
17 DE LA PEÑA, Ernesto. Los Evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan, México, Aguilar, 1996, p. 100
18 Duchet-Suchaux, Gaston y Michel Pastoureau. Op. cit. pp. 99 y 100