|| TEUHTLI || UN LUGAR EN LA MILPA ALTA || HISTORIA - CRÓNICA - COSTUMBRES - TRADICIONES - CUENTO - POESÍA - LUGARES - GALERÍA FOTOGRÁFICA. teuhtli.blogspot.com UN BLOG DE RAYMUNDO FLORES MELO. teuhtli.blogspot.com
gadgets para blogger

miércoles, 4 de abril de 2018

EL PERRO Y EL TEMAZCAL EN MILPA ALTA.

Por: Raymundo Flores Melo

El uso del temazcal forma parte de la cultura de varios pueblos originarios de nuestro país[1], su empleo terapéutico y ritual aún está presente en la memoria de sus habitantes, sobre todo para el baño de las mujeres que han dado a luz y de los niños recién nacidos.

Hasta a mediados del siglo pasado, su uso era extendido en algunos de los pueblos de Milpa Alta, sin embargo, el empleo por parte de la población nativa empezaba a disminuir, hasta casi desaparecer en la época actual.

Para los milpaltenses, los temazcales comunes son aquellos de “planta circular y techumbre cupuliforme”[2], mismos que podemos ver, todavía y cada vez menos, en algunas casas, los cuales tienen cierto parecido a los hornos para hacer pan. Por lo general, su bóveda es construida con tezontle rojo.

Dentro de la tradición oral de la región, encontramos al perro relacionado con este baño de vapor prehispánico, a ese ser que ha sido compañero del hombre a lo largo de su cotidianidad y en la muerte.

Dentro de la vida diaria, no solo acompaña al campesino milpaltense en su trabajo, lo hayamos en la casa compartiendo con los demás miembros de la familia y siendo partícipe de lo que acontece en ella; a este apartado pertenecen los dos ejemplos siguientes:

En el primero, nos cuenta, el antropólogo William Madsen que, en San Francisco Tecospa[3], cuando se construía un baño de vapor, era necesario enterrar cuatro cachorritos vivos bajo el suelo del temazcal para que estos protegieran al recién nacido en su primer baño, pues si las almas de los perritos no estuviesen, los infantes morirían por el calor. Además, agrega que a las mujeres se les bañaba al cuarto día después de parir, en tanto, que a los bebés tan pronto como se les cayera el cordón umbilical[4].

El otro caso hace referencia al poblado de Santa Ana Tlacotenco, un poco más al sur de la anterior comunidad; es el profesor Librado Silva Galeana, oriundo del lugar, quien comenta que, cuando un temazcal es nuevo, se debe meter primero a un perro para que éste absorba lo malo:

Se dice que hace mucho tiempo, cuando se iba a estrenar el temascal, antes de que entrara una persona, metían un perro. Y se decía que, en caso de que en el baño se hallara algo maligno, se pegaba al perro y éste lo sacaba. Con ello, lo malo no se pegaría en las personas y nada les ocurriría.”

En los dos casos, el perro juega el papel de protector, ya que salvaguarda a los niños recién nacidos de la alta temperatura, del calor; así como, de lo malo a las personas que entran a un  temazacal nuevo; acción similar a la que hace una persona que quiere quitarse el aire de cuando  ve al no bueno, aquí también el contacto con el can deja fuera de peligro a los niños de la familia[5].

Lo encontrado en San Francisco Tecoxpa y Santa Ana Tlacotenco, junto a la tradición oral de los barrios de la Asunción, nos ayudan a tener un panorama de la importancia que tuvo el del perro en los pueblos  nahuas de Milpa Alta.

Abril de 2018.


[1] Sobre todo en el centro y sureste de México.
[2] Puede verse el artículo de Alcina Franch, J. ; Ciudad Ruiz, A. ; Iglesias Ponce de León, J., « El “temazcal” en Mesoamérica : evolución, forma y función », Revista Española de Antropología Americana, 1980, (vol. 10), p. 93-132 
[3] De esta manera esta escrito el nombre nahua del pueblo en el libro de Madsen.
[4] MADSEN, William. The virgin’s children. Life in an aztec village today. EUA, University of Texas Press, 1960, pp. 69-70.
[5] Véase FLORES MELO, Raymundo. En la Milpa Alta. Historias y crónicas. México, SEDEREC, 2016, p. 108

domingo, 18 de marzo de 2018

NOYOLNANTZIN / MADRE DE MÍ CORAZÓN.


Por: Fidencio Villanueva Rojas

Noyolnantzin, yolchipahtzin,
ma xihceli inin nocuic;
noyoltech xochicueponi
huan noyolouh itech yauh.

Xopan, tonalpan, cecuizpa
tlemach tequitl otican,
ca zan nopampa otitoneuh
zan noyoca otimocauh.

Ma cemihcac tlazohnantzin
nimitzmacaz mahuizotl,
pampa aih tinechnencahua
huan moyezo notech ca.

Madre de mi corazón, remedio del corazón,
recibe esta canción mía;
brota la flor en mi corazón
y mi corazón la acompaña.

En tiempos de verdor, de calor y frío
cualquier trabajo dejaste
pues sólo por mí padeciste aflicción
y por mí te abandonaste.

Que siempre, querida madre,
te dé honra
porqué tú nunca me dejaste desdichado
y tu sangre está conmigo[1].





[1] Tomado de: LEÓN PORTILLA, Miguel, et al.  In Yancuic Nahua Tlahtolli. Nuevos Relatos y Cantos en Náhuatl. México, UNAM, 1991, 26-27 pp.

viernes, 16 de febrero de 2018

LEYENDA DEL SEÑOR DE LAS MISERICORDIAS O DE YENCUICTLALPAN.

Por: Christian Mancilla Jiménez
 
Trascurría aproximadamente el año de 1540 cuando en el pueblo de Santo Domingo Ocotitlán (donde abundan los ocotes), en el estado de Morelos, unos leñadores que recorrían la cumbre de la montaña, descubrieron con mucho asombro, una imagen de un Cristo crucificado de dos metros de alto aproximadamente, elaborado de un material muy ligero, se cree que de médula de sáuco o gabazo de caña. 
 
Inmediatamente llevaron la noticia a los pobladores y regresaron a dicho lugar, llamado Tlalpantitla (junto al suelo o cerca de lo plano) acompañados de unos frailes dominicos quienes al contemplar al Cristo, les dijeron que habían hecho el hallazgo del Señor de las Misericordias y les recomendaron que lo cuidaran y lo quisieran mucho porque era muy milagroso. Efectivamente, lo veneraron y le tomaron un gran cariño, y en ese mismo lugar construyeron un techo humilde para el Cristo. 
 
La imagen del Cristo, se encontraba reclinada en un rincón, no podía tener el cuidado que requería y merecía por ser una imagen sagrada, debido a lo estrecho e inadecuado del lugar, era un descuido involuntario por parte de los moradores. Se dice incluso, que las aves de corral dormían sobre los brazos de la imagen. 
 
La crueldad de los conquistadores, obligo a muchos indigenas a remontarse a la cumbre de la montaña, y fue así como los de Ocotitlán se fueron a vivir a Tlalpantitla con el Señor de las Misericordias. 
 
En tales circunstancias, la imagen tenía, forzosamente que deteriorarse. Un día, al percatarse las personas que uno de los dedos estaba completamente en mal estado, decidieron llevar a la imagen a la ciudad de México, para ser restaurada porque allí había especialistas en ese oficio. 
 
El acontecimiento que se narra en seguida fue aproximadamente en el año de 1560. 
 
Se espero el momento oportuno organizando una pequeña peregrinación a la ciudad de México, donde se llevo envuelto con manteles de la iglesia y petates, enzima de una parihuela. Al llegar con la persona indicada y al presentarle la imagen del Cristo, este quedó estupefacto provocando un gran asombro en las personas que le llevaban y quienes no emprendieron el porqué de tal asombro. 
 
Una vez concluida le reparación, las personas que recogieron la imagen quedaron sorprendidas por el trabajo tan perfecto. Entonces el artesano narro lo siguiente: Hace varios días soñé al mismo crucifijo que me han traído y me dijo que le dolía un dedo, que yo se lo arreglara pero sin la ayuda de ningún instrumento, sino con bálsamo que me mostro y me pidió que se lo frotara en el dedo enfermo. Yo he hecho exactamente lo que he soñado y aquí tiene usted el dedo en perfecto estado; así que el trabajo que están ustedes admirando, realmente no es mío, es obra milagrosa del mismo Cristo. 
 
Llenos de admiración, emprendieron el camino de regreso. El traslado de la imagen, por su delicadeza y por lo rural en aquella época, de los medios de trasporte y de las vías de comunicación, era sin duda tardado y difícil. Por eso, al pasar el pueblo se Atocpan (sobre tierra fértil) decidieron descansar en el paraje denominado Xalimoloya (lugar donde revolotea la arena) pequeño cerro al oriente de la población en donde aprovecharon para ir a buscar comida y pernoctar ahí.
 
Uno de los cargadores mientras dormitaba soñó que el Cristo le decía: váyanse, retomen su camino y déjenme a mi aquí. Al día siguiente al querer levantarlo, no pudieron hacerlo pues la imagen del Señor de las Misericordias se hizo tan pesada, que la fuerza de todos aquellos hombres fue incapaz de moverla. Ni aún la fuerza de las oraciones fue capaz de hacerlo. 
 
El cargador contó lo que el Cristo le dijo en sueños. Angustiados y profundamente tristes, los hombres siguieron solos su camino para ir a comunicar a los de Santo Domingo lo sucedido. 
 
Posteriormente, trataron nuevamente de llevárselo con la ayuda de los moradores de San Pedro Atocpan, pero todo fue inútil. El señor había elegido su nueva tierra. De ahí fue trasladado a la capilla de San Martin Caballero ubicada a orillas del cerro, que más tarde recibió el nombre de capilla o santuario de Yencuictlalpan donde estuvo 417 años aproximadamente. 
 
Los pobladores le conocen como el Cristo de Yencuictlalpan o el Cristo de Xalimoloya, nombre que también se le dio por el paraje en donde hizo el milagro de quedarse. 
 
Tiempo después a dicho paraje de Xalimoloya se le nombró Cruztlatempa (cruz en tierra alta). El día Domingo 15 de Mayo de 1977 el Cristo abandonó su antiguo santuario de Yencuictlapan, y  tomó posesiones  de su nuevo santuario del Señor De Las Misericordias, ubicado en el lugar donde él eligió a este hermoso pueblo de Atocpan.
 
 
BIBLIOGRAFÍA: 
 
1. Parte del texto fue tomado de: Jocundo González Rivera. Santuario del Señor de las Misericordias: El tesoro inagotable de San Pedro Atocpan, 1era edición. Pag. 15, 16 y 17. 
 
2. Luis Gutiérrez Romero. Crisol mágico del sur: Mayordomía del Milagroso Cristo de Yencuictlalpan. Pag. 3 
 
3. Marc Thouvenot, Diccionario náhuatl-español. Pag. 380 
 
4. Recuperación oral de la señora Celia Mendoza Villanueva, oriunda de San Pedro Atocpan y devota del Señor de Yencuictlalpan. 
 
5. Recuperación oral de varios vecinos de la comunidad de Atocpan.

viernes, 19 de enero de 2018

A MILPA ALTA.


Por: Fernando Islas Bermúdez (Pinolillo)


Malacachtepec Momoxco
Tierra bendita por Dios
Te vigilan dos volcanes
Y un precioso cielo azul.

Son tus verdes nopaleras
Del color de la esmeralda
Y te envuelve suave viento
Bendita tierra encantada.

Que bonitas son tus flores
Porque Dios así lo quiso
Él se trajo una a una
Allá desde el paraíso.

Hermosas son tus mujeres
Saliendo del temazcal
Peinando sus cabelleras
Negras como el pedernal.

Amarran sus cabelleras
Con lindas cintas de lana
Y en ellas bordan flores
De la región de Milpa Alta.

Ya me despido señores
Desde la cumbre del Teuhtli
Con un cocol en la mano
Y en la otra un vaso de neuhtli.