|| TEUHTLI || UN LUGAR EN LA MILPA ALTA || HISTORIA - CRÓNICA - COSTUMBRES - TRADICIONES - CUENTO - POESÍA - LUGARES - GALERÍA FOTOGRÁFICA. teuhtli.blogspot.com UN BLOG DE RAYMUNDO FLORES MELO. teuhtli.blogspot.com
gadgets para blogger

miércoles, 26 de diciembre de 2012

LOS MAGOS DE ORIENTE.

Por: Raymundo Flores Melo.

En nuestro país, el seis de enero es sinónimo de alegría infantil ya que marca la llegada de los reyes magos y, con ellos, juguetes, dulces y diversión para gran parte de los niños y niñas. Todos los infantes en vísperas de tal acontecimiento preparan su carta de petición y/o compromiso, en donde, a guisa de reconocimiento, dan cuenta de su buen comportamiento habido y por haber, además de hacer la promesa de ser mejores personas tanto en conducta como en el cumplimiento de sus obligaciones.

El antecedente de hacer regalos a los niños en este día, se remonta al nacimiento de Jesús, ante quién, según el evangelio de Mateo, los magos “le hicieron homenaje, y abriendo sus tesoros le ofrecieron como regalo oro, incienso y mirra”[1]. No es mucha la información que los evangelios canónicos[2] nos dan de estos Magos de Oriente, de hecho, Mateo es el único que habla de ellos al referirse al nacimiento de Jesucristo y lo hace de manera parca. Los datos que proporciona dicen que “llegaron a Jerusalén unos magos de oriente”[3]buscando al “rey de los judíos” para rendirle homenaje y que se entrevistaron con Herodes para preguntarle y que, este último, mando informarse con los sabios de su corte acerca de la profecía y que, al final, los magos al tener en sueños una revelación volvieron por otro camino a su país.

San Mateo, no da número, nombres, país de origen ni otras características del viaje siguiendo a la estrella. Sin embargo, la tradición popular nos dice que fueron tres y que se llamaron Melchor, Gaspar y Baltasar, mismos que son representados en los nacimientos tradicionales mexicanos con ropajes ricos y vistosos, además de los animales que sirven de monturas (caballo, camello y elefante, respectivamente).

Los artesanos realizadores de figuras para nacimientos de barro y de yeso[4], a lo largo del tiempo, han caracterizado a los “santos reyes” de la siguiente manera: Melchor, el de mayor edad, vestido a la usanza árabe, es el primero en llegar pues esta en posición de adoración, algunas veces su corona está colocada en el suelo como símbolo de humildad, él es el portador del incienso. Gaspar es un hombre de edad madura, su barba aún es negra, porta un cofre con oro, su posición indica que esta por llegar al lugar de la adoración. Por último Baltazar – el negrito -, es un hombre joven, completamente erguido que trae consigo la mirra.

En estas figuras, de manera simbólica, son representadas las tres edades del hombre (vejes, madures y juventud) pero también pueden interpretarse, a cada rey mago, como uno de los tres continentes conocidos hasta el descubrimiento de América, es decir, Europa, Asia y África[5]. Las vestiduras, el color de la piel, las monturas, nos pueden ayudar a definir quien es quien, sin embargo, todos estos atributos tienen su origen en algunos de los llamados “Evangelios Apócrifos”[6], cuya fecha de elaboración va del siglo II al VI de nuestra era. De ellos los que nos dan más datos sobre estos “magos” son el Evangelio de Seudo Mateo, el Evangelio armenio de la infancia y el Evangelio árabe de la infancia.

Gracias es estos textos podemos saber el origen de la tradición de los “Santos Reyes”, sus nombres, número y de los presentes que presentaron. Claro, estos textos no son reconocidos por la iglesia católica, no empero, han arraigado en la religión popular por lo menos, la mayoría de ellos, desde la Edad Media y sus contenidos se han ido propagando a lo largos de los siglos, sirviendo de materia prima a pintores y escultores.

Por ejemplo en el Evangelio de Seudo Mateo, se hace referencia al número de “santos reyes” y aporta además que “transcurridos dos años, vinieron de Oriente a Jerusalén unos magos, que traían consigo grandes ofrendas”[7] “e hicieron a María y a José muy ricos presentes. Al niño mismo cada uno le ofreció una pieza de oro. Después uno ofreció oro, otro incienso y otro mirra”[8], es decir, según este evangelio eran tres.

En el Evangelio árabe de la infancia habla del lugar de origen de los magos y de la cálidad y cantidad de los presentes que portaban. A la letra dice lo siguiente: “tres reyes, hijos de los reyes de Persia, tomaron, como por una disposición misteriosa, uno tres libras de oro, otro tres libras de incienso y el tercero tres libras de mirra. Y se revistieron de sus ornamentos preciosos, poniéndose la tiara en la cabeza, y portando sus tesoros en las manos”[9]. Cabe señalar que según este escrito, los magos salen de Persia “al primer canto del gallo,... con nueve hombres que los acompañaban, y se pusieron en marcha”[10] el día siguiente al “25 del primer kanun (fiesta de la Natividad de Cristo)”[11] y llegan a Jerusalén al rayar el día y, poco después, pasada la entrevista con Herodes, encontraron la caverna en donde se encontraron con la sagrada familia.

En el Evangelio armenio de la infancia – que es el más largo y rico en detalles sobre el hecho - se mencionan los nombres de los “reyes magos” y se dice que eran hermanos y a que naciones gobernaban pero no siempre es coincidente con el país o zona que les tocaba gobernar, únicamente no cambia la asignación a Melchor como gobernante del reino persa. Para éste evangelio, los magos llegan a Jerusalén el 9 de enero pues “habían salido de su país hacía nueve meses, y que llevaban consigo un ejército numeroso,... El primero era Melkon, rey de los persas, el segundo Gaspar, rey de los indios; y el tercero, Baltasar, rey de los árabes. Y los jefes de su ejército, investidos del mando general, eran en número de doce. Las tropas de caballería que los acompañaban, sumaban doce mil hombres, cuatro mil de cada reino”[12]. Agregando además que los magos “Aunque fuesen hermanos e hijos de un mismo padre, ejércitos de lenguas y nacionalidades diversas caminaban en su séquito. El primer rey, Melkon, aportaba, como presentes, mirra, áloe, muselina, púrpura, cintas de lino y también libros escritos y sellados por el dedo de dios. El segundo rey, Gaspar, aportaba, en honor del niño, nardo, cinamomo, canela e incienso. Y el tercer rey, Baltasar, traía consigo oro, plata, piedras preciosas, perlas finas y zafiros de gran precio”[13]. Con gran adorno se nos pinta la caravana de los “santos reyes”, pero debemos hacer hincapié en el testimonio escrito que portaban, pues según su tradición, era “una orden divina concerniente a un designio que el Señor ha prometido cumplir a favor de los hijos de los hombres”[14], testimonio que había llegado a las manos de los magos de la siguiente manera: “cuando Adán hubo abandonado al Paraíso, y cuando Caín hubo matado a Abel, el Señor concedió a nuestro primer padre el nacimiento de Seth, el hijo de consolación, y, con él, aquella carta escrita, firmada y sellada por el dedo del mismo dios, Seth la recibió de su padre, y la dio a sus hijos. Sus hijos la dieron a sus hijos, de generación en generación. Y, hasta Noé, recibieron la orden de guardar cuidadosamente dicha carta. Noé se la dio a su hijo Sem, y los hijos de éste la trasmitieron a los suyos. Y éstos a su vez, la dieron a Abraham. Y Abraham la dio a Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Alto, por cuya vía nuestro pueblo la recibió, en tiempo de Ciro, monarca de Persia”[15] quien se las dio a los ancestros de los magos.

Sean de lugar que quiera la imaginación popular, pasada o presente, los “santos reyes”, son una de las tradiciones mexicanas que muchos de nosotros guarda como uno de los recuerdos más felices de la infancia, como si fuera un maravilloso sueño que, esperemos, pese a la gran crisis económica que sufrimos, persista y podamos heredarla a las nuevas generaciones.

Enero de 2006.



[1] DE LA PEÑA, Ernesto. Los Evangelios según Mateo, Marcos, Lucas y Juan. México, Aguilar, 1996, p. 14
[2] Los evangelios canónicos son los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Por narrar la vida de Jesús a partir de un mismo punto de vista, a los tres primeros se les considera “sinópticos”.
[3] DE LA PEÑA, E. Op cit., p. 13
[4] El uso de figuras de yeso empezó a popularizarse a partir de los años setenta del siglo pasado.
[5] ZUFFI, Stefano. Episodios y personajes del Evangelio. Barcelona, Electa, 2003, p. 89
[6] La edición mexicana de estos textos es: Evangelios Apócrifos. México, CONACULTA, 2002, 716 pp.
[7] Ibid. p. 50
[8] Ibid. p. 51
[9] Ibid. p. 102
[10] Ibid. p. 102
[11] Ibid. 101
[12] Ibid. p.168
[13] Ibid. p. 168
[14] Ibid. p. 171
[15] Ibid. p. 171