|| TEUHTLI || UN LUGAR EN LA MILPA ALTA || HISTORIA - CRÓNICA - COSTUMBRES - TRADICIONES - CUENTO - POESÍA - LUGARES - GALERÍA FOTOGRÁFICA. teuhtli.blogspot.com UN BLOG DE RAYMUNDO FLORES MELO. teuhtli.blogspot.com
gadgets para blogger

sábado, 5 de abril de 2014

VÁMONOS PA’ MÉXICO. DE MILPA ALTA A LA CIUDAD.


Por: Raymundo Flores Melo*.
teuhtli.blogspot.com

Así como nuestras abuelas o bisabuelas, cuando niñas o jóvenes, viajaban al centro de la ciudad de México para vender sus productos consistentes en pulque, papa, madera, calabaza, chícharo, flor de calabaza, elotes, piecitos de malvón o geranio, zacate, carbón, haba, huitlacoche, hongos, conejos y algunos textiles[1], los habitantes de Milpa Alta y sus pueblos lo continúan haciendo, ya con otros productos, ya para realizar otras actividades. Pero el ir y venir al centro de la gran urbe sigue y, tal parece que, en vez de disminuir, aumenta y se expande.

Hasta hace poco más de noventa años, los milpaltenses tenían que bajar a San Juan Ixtayopan o Santiago Tulyehualco para embarcarse y llevar a vender sus mercancías a la ciudad, primero tomado parte los canales de Xochimilco hasta Canal Nacional para luego tomar el de La Viga  que los conduciría hasta Jamaica, para pasar luego a La Merced. Trayecto que cambiaría conforme la urbanización y la llegada de las primeras carreteras a los pueblos del sureste del Distrito Federal.

La señora Teresa Chavarría Flores, oriunda de San Antonio Tecómitl, que recuerda que “llegaba con su familia al embarcadero de Ixtayopan para navegar en la enorme canoa que se deslizaba suavemente por las tranquilas aguas provenientes de Amecameca, continuando por las orillas de la ciudad de aquellos años también conocido como ‘Canal de la Viga’ y desembocando las aguas hasta Santa Anita, por donde ahora se encuentra el Metro[2].

Después los milpalteses tuvieron la facilidad de trasportar sus productos en camiones de pasajeros que salían del centro del pueblo rumbo a La Aguilita en el viejo barrio de la Merced, tomando la ruta de Xochimilco para llegar a la calzada de Tlalpan y recorrerla hasta lo que ahora es el metro San Antonio Abad.

Cuenta Rudolf van Zantwijk que en abril de 1957 se dirigió a Xochimilco para introducirse y llegar a Milpa Alta “en un autobús defectuoso de línea regular que pasaba con una rapidez impresionante por los pueblos del valle de Tláhuac para entrar en la montaña cerca de Iztayopan y con eso en el territorio de Milpa Alta”[3]. El tepozmohuilana (objeto de metal que se arrastra) entraba al centro del poblado. En esa época “Las líneas de autobús tienen su punto terminal donde se juntan los cuatro caminos bien asfaltados que dan comunicación a los pueblos más importantes de la Delegación. Esta encrucijada es el centro de la cabecera, que está compuesto de una plaza enorme medio cubierta, donde diariamente hay mercado: el tianquiztli[4].

En los sesentas del siglo XX,  el trajinar cambió de ruta hacia la avenida Tláhuac que comunicaba a la cabecera delegacional – pasando por Tecómitl, Ixtayopan, Tulyehualco, Tláhuac, Tlaltenco, Zapotitlán, Tezonco, Culhuacan - con la avenida Ermita-Iztapalapa, hasta llegar a San Pablo “Centro” tomando por La Viga. Camino muy socorrido por comerciantes, trabajadores, profesionistas y estudiantes. La ruta primero fue cubierta con camiones, posteriormente, en los setentas, por los llamados peseros. En Milpa Alta no había bancos y a los trabajadores que les pagaban por medio de cheques tenían que viajar al centro de la capital para cambiarlo por efectivo. En la actualidad la vía sigue siendo transitada por los concesionarios de la ruta 21.

Con la apertura, a mediados de los setenta, de la carretera México-Oaxtepec, los milpaltenses tuvieron un camino más corto para llegar al centro del país. La carretera federal acortó distancias y tiempos, pese a que no se llevó tal y como se tenía contemplada por la oposición de algunos pueblos xochimilcas. Gracias a ella se pudo llegar al Metro Taxqueña en poco menos de 45 minutos, pasando por Atlapulco, Caltongo, el centro de Xochimilco, avenida prolongación División del Norte – en ese entonces franqueada por tierra de labor dedicada a la producción de maíz - y avenida Canal de Miramontes que todavía contaba con amplios terrenos baldíos, hasta entroncar con avenida Taxqueña donde se abordaba la Línea dos del  Metro con dirección Tacubaya[5], pasando por el Zócalo.

El servicio de ida y vuelta era ofrecido por una empresa, la que tenía dos rutas: una que pasaba por San Pedro Atocpan y otra que corría por Santiago Tulyehualco. Los camiones eran de la marca SOMEX y su parada se encontraba frente a la salida del metro Taxqueña, en el Paradero Norte. Posteriormente fueron sustituidos por los peseros de la ruta 81 – cuya base se localizaba en el Paradero Sur, casi frente a la Terminal de Autobuses del Sur -, primero con automóviles para seis pasajeros, luego combis. La casi recién creada Ruta 100 ocupó, en 1980, el lugar dejado por los camiones SOMEX cuando estos dejaron de dar el servicio.

Conforme se incrementaba la densidad poblacional de la delegación Milpa Alta, a fines de los ochenta y principios de los noventa, hicieron su aparición los microbuses, que a su vez, al terminar el siglo XX, le dejaron paso a los autobuses de pasajeros. Conforme la población crecía los problemas en esta ruta se incrementaron, así como los tiempos de traslado.

Después de la extinción de la Ruta 100 en el año de 1995, el gobierno del Distrito Federal puso en marcha en marzo de 2000 el servicio de RTP, que después de un irregular periodo de servicio, pudo brindar corridas, cada hora, rumbo al metro Taxqueña, tanto en dirección San Gregorio como Tulyehualco.

Con la apertura de la línea 12 (Dorada), en 2012, se vuelven acortar distancias y tiempos para los habitantes de la zona sur del Distrito Federal, sin embargo, la falta de infraestructura carretera  a dificultado el trayecto, pues el constante embotellamiento en el Acueducto y centro de Tulyehualco hace que se pierdan varios minutos hasta poder llegar a la avenida Tláhuac y de ahí a la estación del mismo nombre que llega hasta el metro Mixcoac.

Los caminos son variados, son muchos los destinos y los milpalteses nos seguimos transportando a las diferentes delegaciones y colonias del Distrito Federal y algunos municipios conurbados con el fin de ganarnos, hoy como ayer,  el pan de cada día y sacar adelante la familia.


Abril de 2014.
*Miembro del Consejo de la Crónica de Milpa Alta
y vecino del barrio de la Concepción.
teuhtli.blogspot.com


[1] Parte de la información fue proporcionada por Raymundo Flores Aguilar (04/04/2014). Rudolf van Zantwijk en su libro Los indígenas de Milpa Alta, heredero de los Aztecas (pág., 30), menciona que la exportación de la delegación constaba principalmente de pulque, nopales, puercos y madera. La permanencia de este investigador en la región fue de abril a septiembre de 1957.
[2] GARCÉS JIMÉNEZ, Manuel. El zapatismo en Milpa Alta. Del Chichinautzin al Zócalo. México, 2013, Quinto Sol, pp. 15 y 16
[3] ZANTWIJK, Rudolf van. Los indígenas de Milpa Alta, heredero de los Aztecas. Amsterdam, Instituto Real de los Trópicos, 1960, 100 pp.
[4] Ibíd. p.  24
[5] A esta línea posteriormente le serían añadidas en 1984 dos estaciones más: Panteones y Cuatro Caminos.